Un mundo descubierto pero imperceptible

Pintura instalativa

Madreselva tinturada naturalmente, mapas y texto en costuras imperceptibles

138 cm x 100 cm

2021

 

 

Una línea se forma y es imperceptible, se vuelve cauce y nace el río. Se adapta al terreno, se hace tierra y luego montaña forma camino. Nadie lo nota y nadie puede saber de él. Solo el que lo recorre, el que nace en él y es él mismo reconoce el río, el camino y la tierra. 

 

Algunos territorios son invisibles a ciertas miradas y a ciertas distancias. A veces solo pueden  ser percibidos si se les ve desde la cercanía, si se les observa con detenimiento, si en la aparente homogeneidad –  resultante de la lejanía – se dispone a encontrar lo distinguible en cada terreno, en cada río y en cada camino.  Sin embargo, no basta solo con verlos, es necesario recorrerlos, nacer en ellos y ser el mismo río, el camino y la tierra.

Un mundo descubierto pero imperceptible es una serie de dibujos hechos a partir de costuras que se funden con el fondo de la tela. Son líneas que crean fragmentos de territorios: cauces, montañas y ríos que solo se perciben  desde el acercamiento, cuando la mirada decide distinguir la aparente homogeneidad.